28 junio 2009

Kristos Lezama y ellos a él...


Por: euGENIO ZAMORA MOJICA




¡Que noche vivió la Maga (Cuernavaca)! Este sábado 27 de junio. Faltando poco para las 10 de la noche hace su arribo al escenario el buen Kristos Lezama, con su peculiar desenfado sube al escenario, conecta su guitarra y empieza un recital de dos horas que estará salpicado de ocurrencias, inclemencias y reencuentros.
Con su tradicional sentido del humor, Kristos logra interactuar con el respetable haciéndolo participe del concierto con risas, sugerencias y comentarios lanzados a los que el músico hace referencia. Al evento acudió su madre, para quienes creían que no tiene, es buen momento de aclararlo, doña Eugenia, madre de Kristos, nos acompaño en esta peculiar velada, así como la dueña de su corazón quien en primera fila disfrutaba del espectáculo. Pero la primera fila también fue engalanada por uno de sus mas grandes amigos y colega en esto de la cantautoría, el buen Matiss Ocampo y su novia Ana, estaban ahí, satisfechos de una función impredecible, característica en los shows de Kristos. A mitad del show, el anfitrión de la noche invita a Matiss a subir al escenario, para ello, el buen Matiss tuvo que caracterizarse con una despeinada peluca bicolor, el gusto del público por la dupla en escena orillo al respetable a pedirle a Matiss aquella rola que sinceramente le queda muy bien, en contraste con su estilo romántico y bonachón, como es Matiss pues. Así que en coro la gente pedía La mamá de Tarzán, chacotero tema que saldría de la inspiración de don Francisco Barrios “Mastuerzo” y que Matiss interpretaría al inicio de su carrera en algunas presentaciones. Con mas pena que ganas Matiss dio inicio al tema, saliendo abante de la situación. ¡Eso es todo Matiss! sin ser tu noche complaciste al publico.
Y así trascurrió el singular concierto del Kristos cuando de repente … se va la luz. Por un espacio promedio de 10 minutos, el lugar quedo inundado en la penumbra, para no aburrir (que ni aburrido estaba) al público Kristos interpreto una canción que no es suya, pero la interpreta de modo excelente; Isis, tema que a muchos nos complace escuchar del buen Kristino. Una vez de vuelta la luz, Kristos continúo su concierto entre cambios de lentes, nariz y sombrero, aprovecho también para invitar a bailar a uno de los comensales, un simpático compañero que sin restricciones se subió y de a cartoncito de chelas se aventó una pieza con Kristos, mientras el buen Matiss (de nuevo sobre el escenario) acompañaba la escena con la guitarra. No cabe duda, Matiss se rifo como los grandes, eso señores, ¡se llama fraternidad! apliquémosla todos. Y hablando de compañerismo, en pleno concierto Kristos aprovecho para voltear a la cámara de LA WACHA e hizo nuestra insigne W con las manos. Gracias por la mención Mr. Kristino.
Y así, terminaría una noche llena de buen humor y mucha música, así como raras versiones de cantos tibetanos, música experimental y cumbia rupestre. Mi buen Kristino, esperamos verte pronto por acá, ¡Mucha suerte y mucho éxito! Y buen viaje ........ el que te aventaste ese dia.

No hay comentarios: