16 marzo 2009

1.-Neko Case. Mistica Sirena Roja

De esta oriunda de Alejandría, Virginia, se puede decir cualquier cantidad cosas. Que su experiencia la coloca en el punto climático de la música gringa independiente; que en cada colaboracion demuestra con creces su desenvoltura en un puñado de géneros dispares; que goza de más de un don brindado con gusto por los mismísimos dioses del rock - un par de manos maestras en la guitarra y la batería, una voz maravillosa- y como si fuera estrictamente necesario, una espectacular (y natural) cabellera roja con carácter de mito. Pero, ¿Qué nos dice todo esto de ella? Nada probablemente. Y es que para entenderla no es suficiente con indagar en los años lejanos de su adolescencia en Tacoma ni en su periodo de exploración creativa en tierra canadiense. No basta con revisar exhaustivamente en su currículo ni aun siquiera con recurrir a las excelentes referencias que las revistas musicales más tozudas dan de ella. Pero descubrir a la bella Neko tampoco es una hazaña imposible de conquistar. Basta con escucharla.

La música de Neko Case es tan inclasificable y multiple en referencias que no han hecho falta los intelectuales tendenciosos que la han nombrado alt country (de country alternativo); clasificación que ella misma considera un mero eufemismo y con la que dejado de rivalizar a regañadientes. La fina franqueza que le caracteriza la lleva a asegurar que nunca ha hecho cosa semejante. Lo que sea que signifique.

Y es que, antes de la fiebre por lo campirano y la obstinación de los críticos respingados por encuadrar en el rock de vanguardia a exponentes como Johnny Cash y Patsy Cline; otrora cantantes de rancho; ya estaba Neko Case. Y no es que haya inventado un género de incansables raíces. Es que, mediante su empedernida pasión por el punk -bien ejercitada por años en compañía de toda una legión de bandas independientes- permeada irremediablemente por la cadencia inconfundible del honky tonk, el timbre del cajun y el encanto bohemio del nuevo folk americano; habia ya conquistado con su innato estilo.

Luego de contribuir de manera involuntaria a centrar la atención en el country; mientras revelaba atmosferas sonoras cuyos abigarrados matices hacen confundir una insólita y cruda belleza con el dolor y la nostalgia humana; la jugada cambia por completo. Pronto, el adjetivo alt le vendría chico a la rica mixtura de raices e influencias manifestada por su forma -instintiva pero sofisticada y en eterno romance con sobrecogedores moods (Star witness, Maybe sparrow)- de hacer música.

Más tarde hubo quienes llamaron aquello Noir country. No obstante y como al fin y al cabo las palabras terminan siendo arrastradas por el viento; sin necesidad de adjetivo alguno Case se respalda a sí misma con una sublime discografía y esa larga serie de trabajos alternos que le han dado la experiencia con la que sorprende ahora.
A medio camino entre Hank Williams y Bob Dylan; ni Emmylou Harris, ni Alison Krauss, ni mucho menos Faith Hill; Case ha reelaborado a su antojo y con excelentes resultados, lo mismo a los clásicos de honky tonk que a Tom Waits y a Queen. Ha hecho rock pop, punk clásico y country tradicional. Colabora a menudo con The New Pornographers igual que con The Sadies, tal y como lo hizo en su momento con Maow y Cub. En compañía de Carolyn Mark forma parte de The Corn Sisters y a lado de su banda dedica tiempo completo a su concepto en solitario.
Alejada por mucho del mainstream del sonido Nashville, ya sin la antigua banda con la que inició en 1997 (Her boyfriends) y por ende gozando de un crédito íntegramente suyo; Case gira por Los Estados Unidos y Canadá, tocando en la intimidad de bares y cafés; describiendo una senda de auténtica pasión e imponente talento.

Hay cantidad de cosas que decir sobre esta sirena bañada por los más dulces remanentes del Hillbilly. Que produce cada acorde con genio y fondos propios; que ha rechazado por completo el hecho de integrarse a la industria alternativa; que manifiesta sin tapujos sus convicciones y que sobra asegurar que teme nunca a decir no. Que muchos siguen todavía fantaseando con verla desnuda en Playboy; que es testaruda, malhablada, artista, toda mujer de nuevo siglo; y que estrena álbum. ¿Y que nos dice todo eso de Neko Case? Nada. Porque ella es mucho más que un rumor de tantos. Es Neko Case. Simplemente.

Discografía Básica.

Con Maow :
*I Ruv Me Too (1995)
*Unforgiving Sounds of Maow ( 1996)

Con The Corn Sisters:
*The Other Women (2000)

Con The Sadies:
*Make Your Bed/Gunspeak/Little Sadie (singles 1998)
*My '63 / Highway 145 (singles 1998)

Con The New Pornographers:
*Mass Romantic (2000)
*Electric Version (2003)
*Twin Cinema (2005)
*Challengers
(2007)

Neko Case & Her Boyfriends:
*The Virginian (1997)
*Furnace Room Lullaby (2000)
*Canadian Amp
(2001)

En Solitario:
*Blacklisted (2002)
*The Tigers Have Spoken (
2004)
*Fox Confessor Brings the Flood (2006)
*Middle cyclone
(2009)

Por Palomita RODRIGUEZ **** Fotografias utilizadas sin fines de lucro.

1 comentario:

Pepe dijo...

Yo no conocía a esta chava. La escuche y de hace cosas muy chidas.
Y por cierto,que bonita és.