19 febrero 2009

Poe. La Hechicera




Había una vez en el reino de Provo, una pequeña niña que amaba las historias de horror. Todos sentían por ella un gran cariño y la llamaban con dulzura Annie.
Su infancia transcurría maravillosa como si de una perenne flor se tratase.
Un día, su felicidad comenzó a desvanecerse.
Annie descubrió que su piel blanca y sus delicados cabellos engrosaban y su cuerpo angelical mutaba rápidamente en un monstruo protuberante que con cada estertor de luna, sangraba sólo para volverse más repulsivo. Pero lo que realmente amenazaba la paz de su pequeño reino era la ausencia de papá; quien viajando en una travesía que parecía interminable; desde la tierra de sus ancestros a la mística Iberia y de regreso; permanecía largas temporadas fuera de casa. La pequeña Annie; agobiada por el secreto que guardaba y por la pesadumbre de sobrellevar el tiempo, la ausencia y el temor de que esta se hiciese permanente; imaginaba historias sombrías donde daba vida a esos mundos donde se veía a si misma inmune a la muerte y el dolor humano, reinando cual diosa oscura desde su trono en las profundidades del infierno.
Un día el monstruo en ella ganó inevitablemente la batalla. La niña pequeña caía muerta a pedazos dejando al descubierto un ser profano y demoniaco hecho de carne y tentaciones. Nunca se sintió más desdichada. El sólo pensar en que al volver papá la hallaría transformada en eso, la hacia miserable; pero lo que más dolía era ver que el amor devoto por papá se había vuelto; igual que su cuerpo; una bestia colmada de enojo y frustración.
Luego entonces, para borrar de si todo rastro de brillo y sellando el pacto con su lado oscuro, se hizo llamar Poe.
En probable - y por demás romántica- referencia a su fascinación por los personajes de Edgar Allan Poe, Ann Decatur Danielewski; mejor conocida como Poe; describe una travesía inusual donde en el mismo tren viajan el folk, el pop rock, la electrónica y una pasión casi neurótica; rumbo a una dimensión telúrica y juguetona.
Con poco más de 14 años de carrera artística; creadora de su propio sello (RePoezessed Records); experimentada en los avatares tanto de la música acústica como de la electrónica; en la creación literaria y la producción artística; Poe, nativa de Provo, Utah; de ascendencia polaca, ex alumna de Princeton, amante incondicional del performance, las artes escénicas, el lenguaje y la literatura-inculcada por su padre, quien fuera profesor de idiomas y estudioso de lengua-; se estrena oficialmente en 1995 con Hello; obra que complementa junto con Haunted (2000) un combo indie más que eficaz. Pero Poe no es ninguna novata. Con sólo un par de álbumes bajo el brazo; un sinnúmero de colaboraciones, rarezas, lados b y trabajos no oficiales, y un aplomo artístico cautivador; ha creado en torno suyo una imaginería de proporciones épicas.
Produciendo con sus propios fondos; reunidos base de su trabajo como dj y de sus giras por bares y cafés por todo lo largo y ancho de los Estados Unidos, y por medio de la circulación constante y sonante de dos álbumes que bastan y sobran para dar prueba de su calibre e identidad -un ácido, altivo y bien ponderado Hello y un lúdico y seductor Haunted- es como se estructura una historia músical única: brillante y a la vez modesta.
Hello fue un importante ejercicio musical del tan insigne espíritu desesperanzado de los noventa, poseyendo, aun pese ser un hibrido de influencias, toda la chispa irreverente y ácida del postgrunge, pero alejado de la melancolía estridente. Haunted en cambio, más que un representante de los sonidos del momento, es un álbum pleno de madurez artística y personal.
Cuenta la leyenda, que mientras preparaba una serie de piezas para lo que sería el concepto de su segundo álbum se encontró de forma accidental con un puñado de grabaciones análogas de su padre; siete años después de su muerte; que contenían notas habladas, recogidas a lo largo de sus años como profesor de español; así como un sinnúmero de voces, diálogos y sonidos familiares; entre ellos una carta a su hermano Mark; novelista, dj y asiduo colaborador de sus proyectos musicales.
Tras siete años y luego de que la ausencia a la que tanto rencor tuvo en la infancia finalmente se había hecho permanente; confiesa haberse sentido tan triste e intimidada que se negó a continuar escuchando. Luego, pasado un sano periodo de añoranza y recuerdos, comenzó a samplear.
Así nace Haunted, un sortilegio que entraña las memorias perdidas, los sueños que pensó no volvería a evocar, las dudas que no se atrevió a enfrentar y el remordimiento de haber vivido el pasado como si fuese eterno. Haunted es un ritual pagano capaz de revivir esto y más. Según sus propias palabras, aquí se pregunta si con este rito ha hecho volver al fantasma de un pasado -ese que resultó ser más fuerte de lo que nunca pensó-y si ha logrado reconectar los lazos rotos de una red imperecedera. Ella misma se responde afirmativamente agregando que ha logrado tender un puente con esa dimensión, estableciendo un dialogo, espiritual y conciliador, con los recuerdos de su padre. Asi lo demuestra en Spanish doll y la homonima y soberbia pieza que abre el álbum.
Vasto de referencias a los años olvidados de su infancia y a los momentos que suele borrar el tiempo, Haunted, es un libro de memorias que toman forma tanto de sonidos etéreos y melodías que parecen rondar el rigor imaginario de los sueños, como de atmósferas lúgubres y de pesadilla. Y es que, en cada pasaje, Poe revive de a poco la lucha por mantener el equilibrio en una familia atípica compuesta de la escrupulosa tutela de un padre sabio e imperturbable, el espíritu tolerante de una madre firme pero neutral y el entusiasmo bomba molotov de una chiquilla voluntariosa, perversa devota del lenguaje y la palabra; su código secreto y ciertamente siniestro donde convergen las pasiones más secretas, los rencores más voraces y el amor más poderoso. Para muestra basta escuchar Control.
Con Haunted, Poe permite la entrada a su yo más auténtico y de paso nos lleva de viaje por un mundo donde todo se ve con más claridad. Pero donde invariablemente la verdad golpea con más fuerza.
Ni debut ni mucho menos despedida, Haunted es apenas la punta de su propio iceberg.
Gozando de una selecta y enardecida legión de fanáticos; así también como de un amplio currículo capaz de competir sólo con su propio universo musical; ese donde el nihilismo disimulado, la sensualidad traviesa y el humor sardónico y vivaz se conjugan sobre un pedestal de melancolía y frágil encanto; Poe se consolida como una artista completa y siempre adelante de los que simplemente se disponen a envejecer.


Haunted (2000)

Discografía Básica:

*Hello (1995)
*Haunted (2000)
*Rise and Shine (single 1998) con Gwen Stefani
*Endless Dream, One Word, Extraordinary Way,
Center of the Sun y Make a Wish con Conjure One (singles 2005)
*My Lips are Sealed (Single 1999) Soundtrack Gossip
*Strange Wind
(Single 1999) Soundtrack Anywhere But Here
*A Rose is a Rose
(Single 1997) Lounge-a-palooza



Por Amy Blue**

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusto conocer de chicas haciendo musica que no conocemos, por lo menos no son tan populares en mexico, sugiero que igual hablen de mexicanas o por lo menos de latinas.

Regina O. P.

Anónimo dijo...

Poe me encanta y es la primera vez que leo sobre ella en una publicacion mexicana.

cool wachos!!