12 febrero 2009

Against. Caramelos del averno

Against rockeando en Rio


“La fama es una tortillería y hay muchos chamacos mandaderos en la cola”
Courtney Amargor

Las voces más benevolentes cuentan que por allá del año 2001, ya armaban revuelo en la azotea de la prepa 66. Las lenguas viperinas juran que nadie las pelaba porque hacían revivir la pesadilla de melcocha con azúcar que fueron las Go Go’s pero con ácido de por medio. Pocos saben que este conjunto de chavitas pueblerinas fueron las nenas consentidas de Les Inrockuptibles; que Patti Smith y Etta James las consideraron sus hijas putativas y que revolucionaron contundentemente y sin decir agua va, el mundillo del nuevo rock hecho por damiselas.
Against nació en el taller de música y canto de la prepa 66 de Tlaltenancingo de los Nanches, México; allá por el año 2000;en medio de una orgia desmecatada de sonidos y como resultado del revolcón de sus inquietudes artísticas apestosas a puberto, con el eclecticismo de sus influencias individuales.
Con la guitarra metamalera de Yoris Gomíz y Gómez -cuya raíz artística primera se encuentra en el declamador sin maestro, la Fey de bajo el arcoíris y la rondalla de Saltillo, además de la Britney escolapia, el contrabajo y las castañuelas- el menudo bajo de Candy Belle; cuya influencia básica viene del sonido de las nuevas bandas Timbiriche, Menudo y Flans y el jaleo del Orange County; la batería de metralla de la Courtney Amargor -grungera de época tardía que debido a su roñez e inadaptación innata y a su amargor por no saber ni agarrar la lira, desarrolló inauditas habilidades como bataca- formarían un cuarteto que no queda completo si no es con Lollipop Aladiabla; la niña bonita, dulce y buena; cuyo vozarrón de ocho octavas fue rescatado de un convento donde cantaba góspel. De acuerdo con Behind the Music, la Lollipop resultó ser una verdadera arpía.
Con la maldición de la frezés cayendo sobre sus quinceañeras cabezas; lidiando con lo culebra que se ponía el taller de música cuando el profe- uno que desapareció en extrañas condiciones y sin dejar rastro- cuyas argucias de Diego Verdaguer sinfónico le obligaban a ignorar el talento que se cocía en sus filas; y tras mezclar de una vez por todas sus dispares influencias a propósito del estilacho honroso y ponderoso de la época (la de la Aguilera ,la Spears y los Backstreet boys que todos fingen que nunca pasó) saltarían al éxito con los gandallas son de acá, cover progresivo, boybandero y macizo de la celebérrima One of us de Joan Osborne. Pero con tal visión y talento, las cosas no podían más que explotar. Y así fue cuando en el festival de clausura de generación, reventaron los vidrios del auditorio con su segundo éxito metamalero post grunge pro backstreeet boys: me against you p****e music; rolón al que no sólo le deben su nombre si no, como Spin afirma, el principio de su leyenda.
Para el 2002 y una vez exorcizado el espíritu de la frezés; la diabética alegría de la Gomíz y Gómez, la arritmia cordal de la Belle, la rabia pavorosa de la Amargor y la candidez ojete de Aladiabla; hacían del combo la venida mesiánica del verdadero eclectic rock de azotea con tendedero. A principios del año siguiente ya llenaban el Foro Tonayán y más tarde el estadio Tlahuica, donde hartos fans coreaban los éxitos de su primera corrupción: Insufrible; que incluía su cover de la Osborne - considerado uno de los 100 mejores covers de la historia- así como otras joyas del progre: Sin mi gorro no, A ver Abel, Diva en torno y la loca es ella.
Con su segunda producción, el seminarista de los Convers (2003), la mezcla de raíces artísticas generó un producto tan estrambótico que Rockrgrl, a la par de Rolling Stone Uk, les concederían su portada (febrero y abril, respectivamente). Es en esta última donde, fotografiadas por Annie Leibovitz y con vestido de graduación harían las delicias de los fans. Pero es en octubre, donde en la carátula de Les Inrockuptibles, aparecieron como las verdaderas brujas que son: vestidas cuales momias guanajuatenses de estudiantina; pantalones bombachos incluidos.
A este triunfo les sobrevino el reconocimiento de los sectores musicales más recalcitrantes. A los 18 años de edad y con apenas tres de carrera (anti)musical, ya formaban parte del Salón de la Fama del Rock y eran merecedoras de la auténtica admiración de figuras de la talla del Chacal de la Trompeta y Lisset; así como naturalmente, de Patti Smith, Etta James, Robert Plant y Lou Reed por decir algunos nombres.
A finales del 2006, con tres álbumes sin desperdicio ni piedad para con el escucha(En Sin-Tonía 2004, Tortas de jamón y piña 2005 y El seminarista de los convers Reloaded 2006) producirían para Ojal Records, su obra cumbre: Te rallo (los cuadernos), donde el revoltijo sonoro alcanza su plena gandalléz.

Pero en Te rallo… de una forma por demás cruel e irónica, hace también acto de presencia el sentimiento de hastío que eventualmente ahogaría (desollaría, serrucharía, descuartizaría y balacearía) la gloria de una carrera de éxito y fortuna. La genialidad talla XXL de la banda, en extraña conjunción con el sentimiento belicoso de la pugna de egos e ideales- palapable ya desde me agaisnt your p****e music- se revelan en temas como No me quieras tanto, De que te mato, te mato (agüevo) y De dientes para fuera; que anunciaban el principio del fin de un proyecto adelantado a su tiempo. Tan adelantado que muchos nunca entendieron qué se suponía que tocaban.
Para el 2009 la era de las boy bands (afortunadamente) es historia. Ya tuvimos reformas y dos presidentes –dicen- diferentes. De las Against poco se sabe. Sólo si acaso que Gomíz y Gómez, Belle y Aladiabla siguen siendo grandes amigas. Tan es así que han fundado una academia musical para niños inadaptados como Amargor,donde haciendo apología del clan Trevi-Andrade,han resultado sospechosas de hacer coco wash a sus estudiantes con el fin de crear un ejercito de nuevas Against (sin la Amargor) que les permita apropiarse permanentemente de todos los lugares en la cola de la Fama Rockera. Courtney Amargor por su parte, se dedica ahora a disfrutar de su libertad personal y artística y a dar recitales de Guitar Hero en modo easy.
lo que es bien sabido es que la huella de lo que fue Against permanece indeleble en los anales de la historia del rock. Basta escuchar los gandallas son de acá para recordarlo.

Courtney Amargor interpretando "Tarántula" en modo easy





Por Cleopetra Pavón***

2 comentarios:

Mariana Jimenez dijo...

Genial este articulo. Creo que hasta fui a la misma prepa...jjjajaaja
Que buenos textos wachos Felicidades!!!

Joss dijo...

yeahhhh!!!
yo tengo su discografía.