02 diciembre 2008

La luna

Compañera inigualable de las almas en pena
Y los corazones afligidos;
Testigo irrefutable de las bajas pasiones...
Confidente intachable de los malditos deseos;
Cómplice fiel del crimen perfecto.
Amante perpetuo de las hadas nocturnas

Pepita Jacaranda

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pepita; pusiste a la Luna en todas sus facetas ¿quien no ha vivido por lo menos una de ellas?. Ojala te leamos mas seguido.

laura yasiel delgado hernandez dijo...

es muy poquito el texto pero creo que expreasa mucho de lo que puede pasar en una sola noche y de que sin darnos cuenta tenemos un testigo de los acontecimientos ocurridos durante su presencia.

José Octavio dijo...

Este texto es bastante interesante ya que nos haba acerca de un testigo el cual poca de la gente incluyendome no nos habiamos dado cuenta del gran testigo que tenemos noche tras noche.