11 enero 2010

Wacha covers. Historia de un año de Portadas


Pareciera fácil hablar sobre dos o tres puñados de imágenes que para muchos no tendrán sentido ni valen el espacio que ocupan en la pantalla de su ordenador. Nos hemos sentado ahora frente al monitor intentando contar esta historia que por demás, nos llena de entusiasmo y si; de un discreto orgullo. Y es que nuestra casa; La Wacha; nos ha llenado de satisfacciones y de enormes experiencias a lo largo de estos doce o trece meses de ardua chamba; pero quizá renglón aparte, la finalidad concreta de este artículo es simplemente narrar a nuestros lectores de dónde diablos salieron trece portadas tantito peores y si acaso levemente mejores. Bien. Para no hacer el cuento largo dice mi jefa, comienzo por confesar; a riesgo de que la redacción me aviente un zapatazo, que originalmente La Wacha no era un proyecto para hacer portadas. El asunto general era simple: constituir un escaparate de talento independiente que; con buen desempeño; reuniría al cabo de un rato a una nutrida comunidad de jóvenes creadores del estado y aun del resto del orbe de ser posible. confiabamos en que al paso del tiempo, gracias a la respuesta de artistas, escritores, fotógrafos, músicos, pintores y demás; podríamos ir creando juntosuna especie de archivo de la actividad artistica y cultural independiente de la región. De ser así, la modalidad de trabajo sería un intercambio continuo y fluído en el que no habría necesidad de implementar formalidades engorrosas como el cierre de ediciones o lo que los periodistas de caché llaman dead line. Sin embargo un día, luego de mantener esta política por unas cuantas semanas de hacer solitos, los deberes fueron creciendo -creemos que para bien- y la redacción comenzó a acomular una buena cantidad de informacion adicional obtenida de la labor noticiosa realizada en cada encuentro artístico y evento cultural por donde el pequeño equipo wacho andaba rondando. Fue entónces cuando la dirección operativa tuvo la grandiosa idea (¡!) de hacer “por la pura formalidad de cerrar más o menos de forma oficial cada tanto de publicaciones" una portada mensual que anunciase parte de lo que se publicaría durante las próximas cuatro-seis semanas. De esta forma, El Azote Comunicación; ociosos creativos sin oficio y mucho menos beneficio; fuimos encomendados a elaborar doce imágenes presentando a nuestra querida Wacha en facetas divertidas y disparatadas; en una especie de elogio involuntario y alusión freak a la muñeca Barbie; que un dia es astronauta, otro veterinaria y cuando la crisis existencial en la chaviza lo permite; princesa cisne o Blancanieves.
La imagen por elaborar pues tenía apenas un requerimiento estricto: siempre aparecería el personaje oficial: La Wacha; la jovencita provinciana (Ver la historia de La Wacha) de expresión contenida y misteriosa que se extrajo de una fotografía original de los años 50; la misma que anteriormente había inspirado y dado vida al logotipo principal de la revista. Una vez encomendada la chamba a El Azote y su humildemente celebre mano de estomago, nos dedicamos a pulir y a estilizar la imagen de La Wacha hasta convertirla en ese icono que nuestros lectores ven mes con mes; con todo y ese pavoroso toque kitsh de sensualidad chocarrera, ficción pulp que quiere ser solemne y artesanía neurótica de feria de pueblo.
Así, la primera portada hace su aparición en el mes de febrero.
La Wacha aparece prácticamente igual como en el logotipo. Sólo se le añadieron alas y detalles negros al sencillo vestido que porta originalmente en la fotografía. Es la más rústica y particularmente espantosa y primitiva. Afortunadamente tuvo gran aceptación al menos entre nuestro público. Hasta la fecha siguen preguntando por ella y hay quien dice que se la quedó tras hallarla pegada en algún muro de anuncios de los centros culturales donde la redacción tuvo el valor de pegarla. La historia de esta portada es que no hay historia. Fue producto de un rato de ocio y juego experimental aparentemente sin mucho sentido. No obstante ya aquí se deja ver un poco del gusto guarro que tan bien se adaptó al medio. Al fin y al cabo como dice dice el autor Bernardo Fernandez (BEF); en cada creativo hay cien trabajos malos y hay que apurarse a sacarlos para que empiecen a salir los buenos. Esta portada de menos contribuye a restar una portada a las cien que nos hace falta sacar en el El Azote Com.
En este cierre de edición tuvimos la satisfacción de anunciar nuestras dos primeras entrevistas oficiales como prensa independiente: La de Eddy Gonzáles de Jumbo quien vino a echarse tranquilamente un palomazo a lado de Plastilina Mosh; y la de N.O.T Ofensiva; sin duda una de las bandas más queridas de la escena Morelense.
También anunciamos en este "número" uno de los primeros artículos de la seccion Wacha’s Army, con nada menos que una generalísima del sonido quien fuera la primera que nos agregó como amigo en su MySpace: La siempre extraordinaria Eleni Mandell.
El mes de febrero lo adornó una pin up de la época del despertar a las realidades virtuales y esas mafufadas en las que prefiere uno creer cuando se lucha por pensar que hay; y debe haber; algo más grande y poderoso que las crisis y la violencia. La primera de varias wachas retrofuturistas que resultó lo suficientemente kitsch para anunciar el segundo mes del año. La primera donde aparece marcadamente estilizada y la primera que sin querer, implantó la onda de los colores institucionales de las portadas por venir. Una persona me dijo que las redes de datos y la pin up le recordaban la pelicula Dark city del maestrazo Alex Proyas. Esa donde Jennifer Connelly; con mucho de donde agarrar y en plan de mujer fatal de los cuarenta; vive sin notarlo en una realidad virtual. Aquí en El Azote nos encantó la comparación. Aunque a Proyas seguramente no le habría gustado nada. Sin duda una de mis favoritas.
***
Rescatando un dibujo que hubo que colorear digitalmente se inspiró marzo. El dibujo era una modesta ilustración salida de un cuento corto de ficción que narraba la odisea de una japonesa mexicana que había sido criada por una horda de samuráis que de tan fúricos se comunicaban sólo con gruñidos, y que al cumplir la adolescencia se dedica a andar de sindicalista revoltosa en la provincia mexicana de los años setenta. La protagonista en cuestión llevaba el nombre de Nara y originalmente tenía ojos rasgados y una larguísima cabellera negra y pulida con flequillo a lo Bettie Page. Cantaba corridos y vestía con botas vaqueras, chaqueta de cuero negro, falda de manta y rebozo. El traslado a la portada conserva el sable original colgado por la espalda y la guitarra de Paracho. Es hasta ahora la única donde la wacha aparece con el pelo recogido en su totalidad, en un intento por romper del todo con la imagen de Nara.
El mayor encanto de esta portada es que la base es un dibujo al que sin ser extraordinario, personalmente le tengo un gran cariño. Sobre todo porque el boceto original lo cargaba yo al reverso de mi libreta de apuntes mientras estudiaba la universidad. Además es en este mes cuando por fin me decidí a hacer una semblanza de hoy por hoy, mi cantautora favorita y la que en un par de años me ha influenciado con su trabajo artístico (música, textos y arte visual) más que cualquier otra en toda mi vida. Mi queridísima Neko Case.
Es en este mes tambíen, que estrenamos con gran éxito una nueva Seccion: Mono Sapiens. El rincón de los moneros, caricaturistas, dibujantes, ilustradores y un espacio dedicado a los comics, el manga y los pasquines, así como al anime y las caricaturas.
La idea inicial de abril, sugerida creo yo con muchisismo tino por EZM; era la de un espectáculo circense donde la Wacha lucía su característico porte y justo balance entre delicadeza y determinación en un escenario domando bestias. El Azote adaptó la idea en una portada donde se buscaba asemejar un cartel de circo de principios del siglo XX; con manchas de tinta, colores deslavados y textura granulosa. La imagen principal, un busto ligeramente caricaturesco ataviado con traje victoriano sobre fondo de rayos de color gastado y estrellas tipo insignia fue considerado un éxito en el interior de El Azote. Al resto de la Wacha no les acabó de convencer, pero al fin adornó la portada de Abril donde se anunció nada menos que la exclusiva de Frankenstein la ópera rock desde el teatro Metropolitan; mientras que directamente desde la cuidad de Rota, Cádiz; la extraordinaria presentación del Grupo La madriguera Teatro y la divertidísima obra clásica Arlequino: Servidor de dos amos.
***

La idea de mayo es prácticamente un concepto recurrente. Es La Wacha representada como diosa madre en referencia a todas las mujeres y a la diosa que cada una lleva dentro. En El Azote se disfruta increiblemente este concepto, pues además permite jugar con la fantasia, la imaginación y los recursos en una dinámica de fuerza e inteligencia; sensualidad y modestia; belleza y determinación. El resultado fue algo que decidimos dejar en el plano de ninfa del agua; a la vez suave y delicada, a la vez misteriosa y mágica. Hubo protestas en el equipo. Hubo quien dijo que las facciones habían cambiado radicalmente y otros que simplemente lucia molestosamente diferente por la posición de la imagen. Se publicó iincialmente con un grave error que anunciaba a Nacho Végas como Nacho Venégas pero rápidamente se corrigío. Originalmente se pensaba incluir una de las frases de anclaje en el acontecer del mes como las que se aplicarían en meses posteriores. La frase (que el equipo no recuerda a ciencia cierta)sacaba a colación el Dia Internacional del Medio Ambiente y aludía la Tierra. La madre universal, maltratada por muchos y olvidada por más.
La historia de junio es triste y nos duele confesar porque nos lastima como medio y más como creativos. Junio es el único mes que carece de portada y que por grandes descalabros personales pasó desapercibido aún cuando la informacion se generó y administró hábilmente por la redacción. Es un momento por el que El Azote continua en deuda con el publico y el medio en sí.
***

El dos de julio fue, como en otras ocasiones, uno de los multiples epicentros de un año telúrico. Respondiendo a eso y al periodo de dos meses sin portada El Azote contraatacó con otra de mis portadas favoritas, si no es que la consentida. Por primera vez se incluyen las frases de anclaje: “El futuro es ahora”, apremiante y casi violenta.
Toma de decisiones y saber decidir. El eco cantante que inaugura la segunda mitad de uno de los años más angustiosos de las últimas décadas. La wacha aparece en close up extremo. Con chips en el pelo, traje de metal y una expresión entre introspectiva y desesperanzada. Furiosa y nostálgica. Con maquillaje negro sobre el típico rostro pálido. Sin duda reflejo de un periodo difícil. No sabemos si más incomodo en lo personal que en colectivo. En esta edición tuvimos la fortuna de anunciar la exclusivisíma entrevista con Anita Tijoux; uno de los logros más presumibles y enaltecedores del año; lo mismo que las crónicas perdidas con Tere Estrada y los maravillosos Jaigüey.
Aquí también es donde rendimos un pequeño homenaje póstumo al indiscutible Rey del Pop, Michael Jackson y donde narramos por primera vez, el resultado de una serie de conciertos celebres: El Trova y letras 1 desde El Manojo Centro Cultural.

El regreso a clases renovó sin duda los brios del equipo. En charla con la redacción salió a relucir el asunto aquel de que nos vendria bien un toque de coquetería que rompiera un poco con cierta solemnidad guarrra que hasta ahora habíamos manejado. Se sugirió adornar este mes con una colegiala picara que a la vez pareciese misteriosa y bien segura del poder de su cerebro asi como de otros encantos. Influenciados por un largo periodo supuestamente vacacional en que En el Azote no se hizo más que cultivar panzas y ver animación japonesa; apenas costó idear un atuendo y una pose al más puro estilo de las provocativas niñas shojo que en sus complicadísimas agendas se encuentra el causar fascinación pululando en via publica con fantasioso uniforme de escolapia. Queriendo homenajear y emular a discreción el grafismo del comic japonés; surgió esta imagen donde se festejamócon particular entusiamo a un proyecto que pulso a pulso se ha vuelto piedra angular en la cultura subterránea del estado: Debajo de cada piedra; a seis años de su primera emisión radiofónica y toda una vida de apostar por lo alternativo bien y con conocimiento de causa. Es aqui donde narramos la deliciosa y sensual noche junto a Gaias Pendulum y a ; lo vuelvo a decir; la diva que el rock mexicano necesita; Duane Marie de Anabantha. Aquí relatamos tambien, otra tarde-noche inolvidable en medio del De protesta y propuesta fest, uniendonos a un grupo de jovenes que no agota en la correría por la concientización y el crecimiento de la juventud (.) Continuará....

Por PAlomita Rodriguez para El Azote Co y La Wacha

3 comentarios:

Davo Valdés dijo...

Me encantó este post con la historia. Siempre he sido fan de las portadas. Incluso las tengo en una carpeta.
Saludos.

Beto. dijo...

¡Cuentanos la historia completa de esa Nara, palomita!

Lo pide otro fan del Azote!

hatenea dijo...

oye palomita rodriguez revientate algo de santa sabina que me late un un buen. amo a rita y sus poemas convertidas en canciones...