27 enero 2010

ANECDOTARIO WACHO

En motivo merecido al 1er aniversario de tan distinguido proyecto en línea, hemos decido enlistar algunas de las mas conmovedoras, emocionantes, alegres, exuberantes y bizarras experiencias vividas en estos 365 dias haciendo LA WACHA.
Sin más que agregar; los dejo leyendo estos memorables episodios…

1.- ¿Cómo conocí La Wacha?
No recuerdo la fecha exacta, pero si las circunstancias de cómo conocí el proyecto. Por aquellos días iba mucho a La Maga Café (Cuernavaca), lugar donde organicé durante Octubre y Noviembre del 2008 un cine-debate de cine de terror. Estaba bajando las escaleras cuando vi pegado un póster de la publicación on-line. El diseño, los colores, el nombre y el concepto me llamaron la atención. Pensé que debía escribirles, sin embargo, aquella ocasión seguí de largo. Días después, asistí con mi hermana a algún evento en La Casona Spencer (Cuernavaca) y al bajar ella me mostró el mismo póster pegado en las pizarras de la Casona, sólo que en ese momento no lo reconocí. Me dijo que escribiera, que parecía un proyecto interesante. Seguimos caminando y unos pasos después, cuando recordé que era el mismo póster de La Maga, regresé corriendo y anoté el correo y el blog en mi cuaderno. Estuve entrando al blog durante dos o tres semanas, tal vez, La Wacha tenía dos o tres meses de vida, pero la propuesta me parecía fresca y sobre todo comprometida con la escena local. Decidí así escribir al correo y proponer colaboraciones mías. Mi idea en aquel momento era esporádicamente publicar críticas y artículos sobre cine de terror. Así nació la relación entre mí y La Wacha. Tiempo después conocí a sus fundadores, eso lo recuerdo mejor. Llegué al ya desaparecido Radial Live durante un toquín de metal organizado por Dama Negra, estaba un poco enfermo, pero tenía una cita con ellos y con cuerpo cortado asistí. Mi primera impresión fue de que me encontraba ante dos grandes personas, comprometidas con lo que hacen y muy cálidas. Desde el primer momento que los saludé y comenzamos a platicar sobre proyectos, descubrimos una afinidad de gustos y de senderos, desde aquel día me sentí parte de La Wacha, comencé a mandar cuentos, mini-ficciones, poesía y también escribí reseñas de algunos eventos, proyectos y críticas de libros. La Wacha, me parece un espacio alternativo para la difusión y la promoción de propuestas artísticas de calidad y sobre todo que aunque siendo locales no encuentran el medio de darse a conocer. Es un medio de información cultural que poco a poco se ha abierto camino para cubrir los mejores eventos y de la misma forma patrocinar proyectos multidisciplinarios como Rock & Letras o la ya conocida gira Trova & Letras. El camino me llevó hasta las manos de mamá Wacha y esperemos que este 2010 nos siga llevando por senderos mejores. Este año pertenecer a La Wacha me ha permitido compartir mi literatura con otras personas y sobre todo conocer a gente maravillosa y creativa que ha enriquecido mi vida.








2.-En la cama con los Jaigüey.
Conocí a Los Jaigüey una noche en que mis más altas expectativas eran mi cama, una torta de jamón con queso
y una película deliciosa de los sesenta que he visto mil veces. Esa noche fui a parar al Manojo (Cuernavaca) sin proponérmelo. Los saludé sin planearlo. Disfrute de la mejor banda en vivo que había visto en mucho tiempo - En un plan técnico tan austero y en un lugar tan privado y tan acogedor- sin si siquiera sospecharlo. Al fin pasé con ellos pequeño after junto con la maravillosa gente del Manojo. Tomamos un delicioso mezcal oaxaqueño que no hace cruda y pasada la una de la madrugada; mi patética noche de viernes; de pronto se había vuelto un entrañable alucine.
Lo mejor fue el aventón a casa. Donde rendida me fui a dormir con la banda en la cabeza. Mi vecino todavía no me cree que estuvieron a las 4 de la mañana junto a su puerta.

***Palomita Rodríguez


3.-La defeque de lo lindo…
Recuerdo que fue la primera cobertura hecha por LA WACHA. El evento; el concierto de Plastilina Mosh en Cuernavaca, Morelos. El acceso no fue fácil, aun no era muy sonado el nombre de nuestra publicación en este tipo de eventos, hacernos notar no fue difícil, pero una vez dentro pudimos tomar imágenes de un digno show de Rock. Al termino del programa, y ayudados por el maestre Paco López, logramos colarnos a esa zona VIP destinada a los músicos ya mencionados. La emoción por registrar las primeras palabras a medios morelenses era mucha, encendí la cámara de video y me coloque detrás del músico, alguien a lo lejos grito –Es Rosso, es Rosso- a sabiendas de que no era Rosso, me acerque y dije -¡Que tal Rosso! ¿Podemos hacerte una entrevista?- una vez escuchándome, el músico cambio el rostro, poco molesto respondió
–Me llamo Jonas, ¡Mucho gusto!-.







4.-¡No Flash...no flash...no flash!
Aquella vez que fuimos a ver a Paty Degar en La Secuestradora de destinos, yo estaba tomando fotos con flash y era de las primeras ocasiones que asistíamos a eventos de ese tipo, cosa que no debe hacerse y por supuesto ella nos lo hizo saber en cuanto la entrevistamos, por su puesto nos dio mucha pena y le ofrecimos disculpas…





5.-Si no puede usted asistir al evento…… pues mande su taxi…
Fue en un evento de Lety Servin, nos recibió a todo dar en las instalaciones de La Maga Café (Cuernavaca, Morelos), era la primera vez que nos conocíamos y su simpatía nos cautivo. Comenzamos la entrevista; platicamos de sus inicios, de su natal Michoacán, de sus andanzas por el DF, y tantas y tantas cosas, hasta que el golpeteo a la puerta nos interrumpió. Una mesera del lugar hacia saber a Lety que un taxista la buscaba; el asunto: obtener el nuevo disco de la michoacana. La Servin pregunto al operador del taxi si conocía su trabajo, a lo que el hombre respondió que no, que la compra del disco era un encargo hecho por un hombre que al saber que Lety estaría en Cuernavaca Morelos, iría a comprar su disco, por exceso de trabajo, el hombre no podría estar presente en el evento, no obstante, no quería dejar pasar la oportunidad de tener un disco comprado directamente al artista, y ya de paso, decorar el material con un recuerdito gráfico cortesía de la artista.







6.-Soy totalmente p$%&$*a!!!
Una persona muy cercana tuvo la formidable cortesía de regalarme un carísimo bolso italiano de diseñador. La primera vez que tuve yo la poca gracia de usarlo, le metí dentro un polvito facial de Unilever y un teléfono celular barato. Esa noche el crew de La Wacha debutaba como prensa independiente nada menos que con Plastilina Mosh y Eddie Fernández ex de Jumbo en Ezenza bar (Cuernavaca).
Pues bien. Esa noche EZM y yo pasamos a la zona VIP. De regreso habíamos perdido los bolsos que se quedaron en la sala donde nos instalamos inicialmente. Luego apareció todo. Eso sí, después de un buen rato y previa báscula. Lo que no apareció fue mi teléfono de caja de cereal. Pero si un simicondón afortunadamente todavía en su empaque (que no era mío) dentro del bolso que no sólo estaba intacto; sino que fácilmente vale treinta veces lo que el celular.

***Palomita Rodríguez


7.-¿Así o más nervioso?
Otra ocasión, cuando EZM en Trova y Letras I pasó a leer su texto, parecía que lo iban correteando, se notaba que estaba un poco nervioso; yo le hacía señas desde la primera fila para que fuera más despacio pero creo que fue inútil ya que nunca pudo hacer caso, al bajar del escenario le comentamos lo ocurrido y sólo se sonrojó un poco…




8.-¡¡¡Me sentirlouuu, toy bien pachecouuu!!!
¡¡¡Claro!!! aquel toquín eterno del buen Mad Professor. Después de burlar al séquito de seguridad que resguardaba a la figura anglosajona del Dub, me dirigí al camerino, y me tope con un Proffesor mariguanón, argumentaba que estaba cansado, pero su aliento lo delataba. No me latió la idea de prender la cámara y grabar lo que estaba frente a mi, solamente intercambiamos unas cuantas palabras, le pedí una saludo para los lectores de LA WACHA, pero el señor andaba tan mad que decidí dejarlo descansar, cuando detrás de mi llegó una chica a pedirme me saliera. Mas tarde supe que su indignación hizo que no se le acercaran mas medios.






9.-Soy totalmente p$%&$*a!!! Parte II
Una de las tantas veces que estuve en La Maga Café (Cuernavaca) con Lety Servín tuve la oportunidad de verla junto a Fernanda Martínez. Era la primera vez que escuchaba a la argentina en vivo y me emocionaba de sobremanera. Así que me instalé en una mesa con un amigo; e intentando venderme como la periodista que no soy, y con la poca pericia a la hora de socializar que me identifica; pregunté donde estaba Fernanda Martínez. La cantautora se encontraba en la mesa contigua. Justo detrás de mi espalda. Lo supe hasta que se levantó para ir al escenario.

***Palomita Rodríguez


10.-¿Se puede....?
Pues bien, nos enteramos de que Mr. José Forrs estaría presentando en la capital de nuestro México su musical Frankestein, la Opera Rock. No hubo tiempo para acreditar a La Wacha y dar cobertura al evento así como difusión, no obstante, le hable al buen Iván Cortes, quien rifose acompañándome y ambos con cámaras en mano nos lanzamos al musical expuesto en el Metropolitan (D.F.) el acceso no fue fácil, todos los medios llegaban con sus respectivas acreditaciones, parecía un evento único. La encargada de prensa, a quien agradecemos enormemente su comprensión, considero la idea de brindarnos la oportunidad de dar la cobertura y así apoyar un medio naciente, como lo era La Wacha en ese momento. Una vez terminada la función, pedimos unas palabras de Forrs para las cámaras de La Wacha, nos dieron opción de esperar al elenco en el lobbie del teatro y ahí los actores darían sus impresiones a la prensa sobre su primer función en la gran Tenochtitlan. La gente del lugar comenzó a servir tragos y un tanto instalados en el sitio bebimos algunos, de pronto nos encontramos al rededor de las personalidades de rock mexicano, entre Ely Guerra, Lino Nava, Sabo Romo, Alfonso André, Emmanuel del Real, Vampiro, Josélo y otros más.
El regreso era preciso, así que una vez que ya habíamos platicado y bebiendo decidimos irnos, pero una simpática güerita nos detuvo, quédense otro rato, ya van a salir el elenco de la obra. Jajajaja, ¡quien diría! Y yo que pensé que no podríamos entrar.






11.-Trova y Letras

Pocas veces me he sentido tan honrada. Unos de esos momentos fue cuando me invitaron a leer uno de mis textos en Trova y letras I. Tampoco estuve nunca tan nerviosa y con más dudas. Porque el anonimato da siempre el confort a diferencia del escenario, donde sólo los valientes se atreven. Y más confort da el anonimato cuando los que se atreven son creativos fuera de serie (Davo Valdés, Citlalli Ferrer, Lorena Aguilar, Natalia Correa, EZM y tantos más).
La valentía no se cuenta entre mis cualidades pero creí que no podía más que hacerlo. Ya en el momento, mis buenos amigos me ofrecieron de todo para calmar el pánico. Pero ni el mezcal seco, ni el cigarro fumado de una sola calada hicieron algo. Me prometí que si todo salía bien, procuraría no volverlo a hacer nunca.
Aparentemente funcionó. Fue inolvidable, honroso y absolutamente enriquecedor. No podríamos jamás; ni yo ni mi trabajo; dejar de agradecer ni apreciar la experiencia. Tanto que incluso lo he vuelto he hacer y el pánico a cedido poco a poco.
Quizá el escenario nunca va ser para mí; pero no me queda duda de que siempre hay algo para superar y nunca una obra tan vital como para dejar de intentar. Gracias Dama Negra!

***Palomita Rodríguez


12.-¡A chinga, si somos tocayos!
Fue aquella vez en que estuvimos en la obra Los lobos, en el teatro Ocampo (Cuernavaca), platicamos con el actorazo Jesús Ochoa, quien se porto excelente. Al final le pedimos un saludo para La Wacha, y dijo -¡¿La Wacha?! Pero así se llama mi casa productora de cine Wacha Films-.







5 comentarios:

Fabiola dijo...

Jaja buenas anecdotas!
Y que este año sean más y mejores...
Buenas vibras para el proyecto y para todos los colaboradores de LA WACHA, esperando poder seguir colaborando de cerca.
Saluditos!

Anónimo dijo...

que risa con algunas, creo que deben tener mas y si las publican, bueno yo sugiero!!!

Pepita dijo...

miles de cosas para contar... jajaja que buenos recuerdos, me cae que no se olvidan.

Davo Valdés dijo...

y las que faltaron!
Qué tal la noche con Puerquerama o Rock y Letras, también recuerdo el festival de rock progresivo.
Chido-liro

Anónimo dijo...

Yo tambien creo que deben tener mas. Publiquenlas
Regina O.P.