09 octubre 2009

Una dulce despechada...

Por:




Joven, extrovertida, polémica y bastante talentosa, ella es una de las cantantes británicas más famosas de los últimos tiempos.
Lily Rose Beatrice Allen, nacida el 2 de mayo y a sus apenas 24 años de edad, Lyli Allen ha tenido ya una gran carrera dentro del mundo de la música; influenciada por sus padres igualmente talentosos, el actor Keith Allen y la productora Alison Owen, heredándole el buen gusto por el punk, rock, ska, reggae, etcétera. A los 15 años abandona sus estudios para empezar a encontrar su verdadera vocación y comienza por el gran camino de la música, el teatro, la televisión y demás, encargándose de dejarle al mundo más que claro que ella aprovecharía sus genes bien puestos dentro del mundo del arte; la farándula, el reventón, así como el trabajo y el compromiso del que sería su próximo público conocedor de su talento.
Hacia el 2005 se emprende a componer las canciones de su primera producción discográfica llamada "Alright, Still", el cual vio la luz en el 2006, donde incluye su primer debut "LDN". Otro de los temas más escuchados del álbum es "Smile" donde habla acerca de la venganza hacia un novio de ella misma.
Sus canciones para ese entonces son novedosas y un poco polémicas junto con su estilo de vida, el noviazgo con Ed Simons del grupo Chemical Brothers la llevo a una seria depresión después de haber perdido el hijo que ambos esperaban; siguiendo bajo esa misma línea, dejaba verse envuelta entre escándalos de drogas, alcohol, escándalos faranduleros entre otras muchas más cosas. Pero ese no es el problema para ella, siempre trata de resaltar su verdadera aptitud la cual es la música.

Para febrero de 2009 viene su segundo álbum "It's Not Me, It's You", de este se desprenden una continuación de los tracks del primero como “Not Fair” donde habla de un eyaculador precoz, “Fuck You” dedicada al ex presidente de los EUA, George W. Bush, donde trata de decirle lo mal que hace en imponer el racismo y la homofobia, “Alfie” va para su hermano, “Chinese” para su mamá y “He Wasn't There” acerca de su padre; su sello musical se va caracterizando en poner las letras de sus canciones que son amargas experiencias con melodías dulces y armoniosas:
Supongo que es la única manera de hacer canciones que tengan sentido para mí. No le veo ningún sentido a ser muy, muy triste sobre algo. Por eso, trato de que sea gracioso. Y, al contrario, cosas alegres parecen tristes. Creo que, en cierta forma, mi contradicción es lo que hace que mi música sea interesante...”



Sus éxitos los sigue cosechando gira tras gira, abriéndose camino hacia diferentes mercados internacionales, sólo quiere dejar huella como ella misma, con su esencia, su estilo y sobre todo su forma de ser y sentir.
Hace unos días declaró hacia la prensa el abandono total de los escenarios, dejó en claro que ya no le gustaría seguir con su música y que la dejaría para irse a formar una familia, cuidar de sus hijos, esposo y trabajar en el campo a las afueras de Londres. Mientras eso sucede ella sigue ascendiendo ahora en el mundo de la moda con Chanel, abriendo una de las pasarelas del diseñador Karl Lagerfeld.


"Creo que puedo hacer cosas más trascendentes, como ayudar en obras de caridad. Cuando en los diarios escriben cosas que no son ciertas los demando y el dinero que obtengo en compensación lo destino a la World Child Foundation...", le dijo al diario inglés News of the World.

No hay comentarios: