03 octubre 2009

Hablemos de cine hecho en México actualmente (capitulo 1)

Por:
Guillermo Gonzalez Cuarón



No entrare en polémica sobre el año que dio comienzo o la primera película que dio pie al boom del llamado Nuevo cine mexicano. Pero es de dominio popular que esta ultima etapa de nuestro cine esta considerada en los 90´s y 2000´s. Una vez aclarado este punto, comienzo mi artículo.

Cantidad de críticos, intelectuales, escritores, actores y publico en general han criticado al “nuevo cine mexicano” en distintas maneras. Lo cierto es que nuestro cine atraviesa un buen momento comercial, la credibilidad del pueblo parece acrecentarse al incluirse actores que igual hacen cine como televisión. Las historias pueden ser actuales, aun que son problemas antiquísimos, no obstante, hay que dar merito al buen trabajo de los compatriotas que vemos en pantalla (siempre unos mejores que otros).

La importancia de hacer crecer al cine como una industria nacional es vital para quienes dedican su obra al arte, pues el cine es una fuente importante no solo de ingresos monetarios, si no de talento en general; el cine alberga escritores, directores, fotógrafos, actores, maquillistas, técnicos, asistentes (o futuros directores), productores, bailarines, músicos, arquitectos, diseñadores de interiores, diseñadores gráficos, diseñadores de moda, entre muchas pero muchas ocupaciones que logran llevar a cabo un filme, sin mencionar una taquilla llena.


A medida de que el cine hecho en México se desmitifique como imperio de unos pocos, este dejara de ser un club privado para convertirse en fuga de mucho, pero mucho del talento que jóvenes universitarios tienen a flor de piel. Es importante dar peso al merito obtenido por nuestro compatriotas en otras partes del mundo logrando premios importantes. Sin embargo, también nos es útil pensar en las semillas que poco a poco podrán convertirse en futuros cineastas. Los famosos no necesitan mas fama, y los principiantes si nuestro reconocimiento. Por ello invito a ver cine hecho en México, de esta manera estaremos dando un valor real, neto al arte hecho en casa, el cine
hollywoodense no debería ser competencia o mecanismo motor, debería ser parte del condimento en nuestra industria proyectora de cine. Por ello antes de llevar a tu chica a ver una película, o a tu mamá, o a tu detalle, o a tu pareja, piensa en la importancia de lo que vas a ver, aun si eres de los que vas exclusivamente porque el cine es donde tu pareja y tu pueden disfrutar de un exquisito faje, esta bien, pero entra a una sala que exponga cine nacional. No todo el cine es Hollywood, ni el mayor premio cinematográfico es el Oscar. El malinchismo es nuestro cáncer, confiemos en lo hecho en México, aun que sea por primera vez.

Agradezco su gentil atención, mi nombre es Guillermo Gonzalez Cuarón y nos leemos en el siguiente capitulo, te invito a escribirme y sugerirme temas referidos al cine mexicano, solo envíame un correo a: ggcinemexico@hotmail.com. Me encantará conocer tu opinión.

3 comentarios:

Pepita Jacaranda dijo...

Bien Memo, nosotros mismos NO deberíamos ponernos el pie para no apoyar lo hecho en méxico, peor aún las muchas o pocas producciones cinematográficas mexicanas han tenido más éxito, han sido más galardonadas y mejor criticadas en el extrangero que en su propia casa...

Davo Valdés dijo...

Hay que ser realistas al hablar de cine hecho en México:
Es cierto que el nivel ha cambiado en los últimos años, lo cierto es que la misma industria ha colapsado el talento y existe aun muy poco apoyo. Por un lado tenemos las grandes producciones que aunque resultan interesante siguen estando en un nivel inferior al elaborado por cineastas independientes. Estos últimos no encuentran aun los espacios suficientes para exponer su trabajo. Después existe la corriente que va sobre la misma linea una y otra vez sin cambiar de temática y con el paso de los años ya está cansando al espectador.
Finalmente el verdadero talento mexicano está trabajando en el extranjero. Triste realidad.

Yo creo que el cine mexicano debe apoyarse pero enfocado a los cineastas independientes, cuando algo es malo, aunque sea mexicano no veo la razón de apoyarlo. Hay material de sobra de calidad lo que debemos disernir es el cine comercial y el cine que realmente está intentando decir algo.

EZM dijo...

En la música, la literatura, el teatro y otras disciplinas artísticas, los best select resultan (casi siempre) productos diseñados para vender, no por “amor al arte”. El cine, por supuesto, no se escapa, indigna ver como otros acaparan salas con propuestas vacías, y aquellos que proponen ideas nuevas, frescas, se mantiene en la clandestinidad aun. Por ello es necesario fijarse en aquello que se hace debajo de la industria establecida; eso si, no todo lo comercial es malo, ni todo lo independiente es bueno, pero es muy cierto, un mal producto, siendo este del país que sea, debe otorgársele su justo lugar; ya sea la taquilla o la basura.