08 octubre 2009

A 41 años...

Por:
Juan Francisco García Reynoso

A 41 años de la matanza de los estudiantes en Tlatelolco, seguimos recordando lo sucedido en la Plaza de las Tres Culturas aquel 2 de octubre de 1968. Pero no sólo eso, también recordamos y todavía lamentamos que aquellas muertes no hayan sido reivindicadas con la justicia, pues algunos asesinos y autores intelectuales siguen vivos y libres. Pero la impunidad no es algo nuevo, sin duda es una constante de nuestra historia. Con rememorar algunos sucesos trágico de algunas décadas hasta la fecha, obtenemos y corroboramos esta inercia tan nuestra: las matanzas en Aguas Blancas, Guerrero; y la ocurrida en Acteal, Chiapas, son una muestra de cómo el gobierno no ha castigado a los culpables. No le importa ni le interesa porque sería como flagelarse.
Por eso, porque nuestra historia se encuentra más viva que nunca, es necesario poner atención con lo que está pasando en nuestro entorno. Tenemos claro que el Movimiento Magisterial de Base ha sido reprimido en dos ocasiones de manera violenta, en donde el gobierno golpeó, torturó y detuvo tanto a profesores como civiles en los poblados de Xoxocotla y Amayuca.
No hay que ser ingenuos, a pocos días de haber sufrido una vergonzosa pero bien ganada comparecencia el Secretario de Educación Pública, José Luis Rodríguez en el Congreso del Estado ante profesores, civiles y paleros acarreados, en venganza tenemos la toma de las oficinas del SNTE por personas de las cuales se duda que pertenezcan al magisterio.
No hay duda de que aquellas horas de martirio para el Secretario de Educación en el congreso, como los resultados electorales que ha sufrido el Partido de Acción Nacional (PAN), se pueden convertir en acciones violentas contra todos aquellos que están en reclamos de justicia e igualdad. Tanto la comunidad Indígena de Hueyapan, como el poblado de Alpuyeca deben de estar en la mira. Por eso es importante que los movimientos sociales en el Estado, mediante acciones mediáticas den a conocer el motivo de sus reclamos. La población en general tiene más desinformación por parte de gobierno, manejada a su antojo y conveniencia, que una realidad de lo que acontece desde la visión de los ofendidos. Por eso son necesarios los plantones, por eso son necesarias las marchas, por eso son necesarias las ruedas de prensa. Sabemos que molesta a la ciudadanía, pero lejos del confort de la población y de algunos políticos, existe una realidad, la constante de una represión ejercida al pueblo mediante persecuciones, la carencia de agua, el alza del transporte; ante leyes que no aseguran una pensión ni una vida digna, debe de existir la voz del pueblo. Por eso, a 41 años de la matanza de Tlatelolco, aquí en Morelos, en homenaje a ellos y todos lo que han caído, les decimos que Morelos está en la lucha.

1 comentario:

NITRO dijo...

uno de los atrapellos mas grandes que nos heredo el pri y que nadie recordo en las pasadas elecciones....