02 agosto 2009

La realeza musical. Su majestad: Reina.

Por:
Jaime Almoeda

Desde el Peñón de los baños (México DF) llega esta agrupación que resulta muy adelantada a su época. Antes que los Yonikis, los Temerarios y grupo Brindis, surge esta agrupación que llega para quedarse. Ellos son simplemente; REINA.
Fue gracias a la pericia de Federico Mercurio, quien llega desde el norte con ideas de banda y corridos, al centro del país para formar una nueva agrupación, ya en el DF conoce a Rogelio Téllez, quien desde chavo le da duro a la batería. A su vez, Téllez conoce a Brayan Mayo, un estudiante de física que de a ratos le da bonito a la lira. Ahora les faltaba un bajero, pero un buen bajero para que esto sonara como debía. Adicionaron a varios chavos cegehacheros hasta que llego uno de la prepa dos; Juan Diácono, un vato muy callado, pero muy talentoso, dedicado a la escuela y decidido a ser músico. Federico tenía cierta tendencia al canto con coros, ya que fue parte del coro de la parroquia de San Isidro, allá en su pueblo, así que quiso transmitir lo mismo a su nueva banda, banda que bautizo como Reina, en honor a su sacrosanta abuelita, quien llevaba este por nombre y fallecida unos meses antes de formarse la banda.
Ahora si estaba el grupo armado: Rogelio Téllez en la batería, Brayan Mayo en la guitarra, Juan Diácono en el bajo y Federico Mercurio, quien se haría cargo de la voz y los teclados. Cuando menos lo esperaron grabaron su primer disco con el nombre de la agrupación, a partir de ese momento comenzaron sus múltiples éxitos radiales. Fueron temas como Alguien para amar, Cosita loca llamada amor, Somos campeones, Te vamos a roquear, Sálvame, Me haces vivir, Los amigos serán amigos, Quiero ser libre y No me detengas ahora, pero fue sin duda su gran éxito Bohemia rasposa; dramática rolita que habla de un morro que en su borrachera (ya sabrán que marca de cerveza estaba tomando) se escabecho a un cristiano a bala pura. Una vez que se da cuenta del hecho cometido, se le baja la briaga y pide perdón a su jefecita, diciéndole lo que hizo y que se ira pa´l otro lado para no tener broncas con la ley. La Bohemia rasposa estuvo 28 semanas en el Vilbuey, una exigente lista de popularidad que da línea a la buena música.
Reina siguió tocando en auditorios, universidades, parques y estadios. El grupo se disolvió cuando Federico Mercurio, se nos adelanto. En tributo a su obra, un sequito de bandas se reúnen en una cancha de futbol, organizando un magno toquín homenaje a Mercurio. Bandas como Plástica, Gansos rosas, Extremo, entre otras, así como cantantes de la talla de Juan Elton, Ana Lenotz y Roberto Planta, vocalista de Ley Zepillin, quienes se encargaron de vestir una noche de gloria, de hacer único el adiós a un grande de la música y legado parteaguas en la historia de la música universal, el gran Federico Mercurio.

No hay comentarios: