01 febrero 2011

“En los 70s se acaba la industria como industria mexicana, por que el presidente Echeverría cierra todas las distribuidoras". Irma Dorantes. Actriz

Por: euGENIO ZAMORA MOJICA






El cine mexicano ha vivido un sinfín de etapas lo largo de su historia; lleno de iconos y protagonistas sigue vigente, pero lidiando con la apabullante presencia hollywoodense, es un cine con talento pero carente de sinergia. Así lo manifiesta doña Irma Dorantes, quien ha sido testigo de 60 años de historia del cine nacional, con 109 películas en su haber. “Yo empecé en el cine a los 8 años de extra, yo crecí dentro de los estudios de cine, la gente me fue conociendo y cuando tenía 12 años aparecí en los Tres huastecos (1948). Pero estudie baile, hasta que un día me dijeron que no podría seguir hasta que terminara la primaria. Pero todo el tiempo jugaba al cinito, iba a concursos de baile, concursos de canto en la radio, todo lo hacía y me llevaba mi mamá”.


El final de una etapa dorada.

Doña Irma, conoció muy bien aquellos años en que el cine mexicano todavía era de oro, y rebela a Sin Línea como es que la industria del cine hecho en México se vino abajo. “En los 70s se acaba la industria como industria mexicana, por que el presidente Echeverría cierra todas las distribuidoras, exhibidoras y las producciones. Los que hasta entonces eran productores toda su vida, él los corre. En un desayuno que hizo en los estudios Churubusco, en donde estaba la estatua del Ariel, ahí, se reunió toda la industria cinematográfica, y les dijo a los productores que se fueran como viudas con su dinero a invertirlo en otra cosa”. Sin embargo, el cine no dejo de hacerse; un grupo de directores y entusiastas no se dieron por vencidos y continuaron haciendo cine, pero sin salas donde exponerlo, poniéndolo al alcance del público “Había una asociación de productores, obviamente el que no formaba parte de esas asociación podía producir, pero ¿donde se exhibían sus películas? Esto es exactamente lo que está pasando ahora”. Por supuesto, la distribución fuera de México fue inmediatamente bloqueada “Esta era una industria completa y total; tenían la distribución de películas mexicanas, para la ciudad, y otra distribución para el interior de la republica, y había otra distribuidora que se llamaba Cimex, que era la que distribuía el cine en Argentina, Estados unidos, Cuba y Europa”. Pero la realización de películas era algo más que llenar salas, dejaba fuertes cantidades en el país logrando que esta actividad fuera una gran e importante industria “Éramos la tercera industria, sin chimeneas, que metía divisas al país. ¿Cómo acabar con todo esto? ¡Por amor de dios!”


Esto parecía el apocalipsis del cine mexicano, y por si fuera poco, el cine norteamericano comenzaba a hacer arribo en tierras aztecas “Empezaron a llegar todas las películas de Hollywood y se exhibían en México, y era un problema porque no los dejaban exhibir, tampoco nuestras películas”. Por fin un punto a nuestro favor, había más de 20 cines en la capital mexicana y el resto de la republica destinados única y exclusivamente a la exhibición de cine nacional “Había cines mexicanos como el Alameda, el Colonial, el Orfeón, el Mariscala, el Metropolitan, el Roble, y varios más, además había muchos en las colonias. Esos eran los cines para exhibir películas mexicanas”. Sin embargo los estudios de cine estaban derruidos, cada uno sufriendo un destino diferente, los cineastas no tenían donde hacer cine. “Desbarataron todos los estudios de cine, teníamos los estudios Tepeyac que los vendieron para hacer escuela, los estudios Azteca que los vendieron para hacer un autocinema, que ahora esta Radio fórmula y la plaza universidad, los estudios San Ángel Inn se vendieron a una televisora.”





El cine mexicano en la actualidad.


El llamado boom del nuevo cine mexicano no es otra cosa que los intentos desesperados por revivir al cine como industria, como una institución solida y organizada que exporte calidad y produzca lo mismo ”Se hizo el “nuevo cine mexicano”, que hasta hoy sigue llamándose nuevo cine, ya no es nuevo tiene 40 años, y en 40 años no ha podido revivirse la industria”. La calidad no es el problema. “En este momento hay técnicas, escritores, directores, actores, escuelas, fotógrafos maravillosos, todo mundo se prepara, antes éramos casi todos empíricos”, comenta la primera actriz. Sin embargo el talento no carece, así como antes, doña Irma sabe que hoy existe gente capaz e ingeniosa “Hacen cine nuevo y es muy bueno, muy cruel. Lo premian en todos lados pero el público no paga por verlo, mientras no tengan cines donde exhibirlo, mientras no vuelvan a hacer distribuidoras, mientras no se haga una unión o grupo como el que estaba, pero con gente nueva, fuerte, que haga difusión a este cine, se seguirá haciendo cine de festival”. La dinámica de cómo se manejo el cine en México en sus mejores años parece ser el remedio a una industria inexistente según Dorantes “Si ya está probado el camino ¿Por qué no lo hacen? Únanse todos, tengan el dinero que están utilizando para hacer maravillosas películas, únanse, pongan una cantidad para distribuir, una sala donde exhibirlas, y háganlo”.


Por otra parte, doña Irma recalca otro de los grandes cambios al trabajo de los hacedores de cine; las temáticas y el léxico. “Yo creo que el cine que nosotros hacíamos era un cine muy blanco, donde yo no oí nunca a Cantinflas decir malas palabras, ni a Tin Tan, ni a Resortes, mucho menos a Jorge Negrete ni a Dolores del Rio. Un día hablaba yo con un productor nuevo, le preguntaba por la necesidad de tener que decir tantas peladeces, se las quitas y no pasa nada, queda limpia, y me contesto –No, es que así hablamos los mexicanos- y le dije -Hablaras tu en tu casa con tu familia que debe ser igual- Entonces si hay una persona que no habla así, no puedes generalizar, y decir que todos los mexicanos somos ladrones, sucios o groseros.


¿Cuántos años tienen Nosotros los pobres y ustedes los ricos? Se acabaron a Ismael Rodríguez porque estaba sacando la podredumbre de la ciudad, ¿usted cree que sea podredumbre comparado con lo que vemos ahora? Pareciera una necesidad del cine mexicano ser vulgar”. Pero la necesidad de mostrar un cine con tópicos más amables no solo radica en hacer cine para toda la familia, para Irma Dorantes es importante la imagen que queda de nuestro México a nivel mundial “Puede ser que algunos lugares con las drogas, la violencia y todo eso, vayan cambiando, pero no todos usamos drogas ni somos violentos. Pero cada quien es libre de hacer lo que quiera, pero lo que no se vale es que nos exhiban fuera, como son películas de festival, y ante todos los países, quedemos como un pueblo de asesinos. Esto me duele mucho”.






Cartas a Elena.

Irma Dorantes sigue haciendo cine en México, adaptándose a las condiciones. El pasado octubre del 2010, presento en Chihuhua la cinta Cartas a Elena, un filme de Martin Barajas, rodado en Barrancas del cobre, Chihuhua. “Son 6 matrimonios de viejos muy pobres que no saben leer, que viven abandonados en las Barrancas del cobre, por sus hijos que se han ido a Estados unidos a trabajar y todo los que les pasa con ellos. Hay un cartero que les lee las cartas a cada familia y les escribe las cartas, como tampoco saben escribir, le dan para los timbres y el lleva las cartas, y recorre las barrancas. Con ellos hay una pareja de niños y uno de ellos es Elena, mi nieta en la película, a quien le llegan las cartas, ella vivió en Estados unidos y no habla español”, comenta doña Irma


El elenco está conformado por Chabelo, Ana Luisa Peluffo, Sara Montes, Lorena Velázquez, Carmen Salinas, Elsa Cárdenas, Jaime Jiménez Pons, Hugo Macías Macotela y Jorge Eduardo Ochoa. Esperado es su estreno en la capital mexicana y los cines de las republica.






Irma Dorantes. La mujer


La satisfacción de lo que hace y lo que hizo es evidente, escucharle, es escuchar a una mujer plena, consciente de que la vida le ha dado “Yo tengo la fortuna que a nadie le debo nada, Dios siempre me ha dado lo justo, soy de las personas como muchas que caminamos con la frente en alto. Dios me ha regalado cosas de las cuales yo no he hecho nada para obtenerlas; que tengo ojos bonitos y yo no hice nada para tenerlos, que soy graciosita y tampoco hice nada, luego me da un galanazo (Pedro Infante) que tampoco hice nada, luego me da una hija que ¡ahí si tuve que hacer algo! Más toda la carrera, más todo lo que he logrado”.





No hay comentarios: