21 junio 2010

El Adios a Don Carlos...

Por: José PUMA

Sin duda un ejemplo; uno de esos batos a los que hay que seguirles la pista. Este amigo se vuelve ejemplar al decir lo que piensa, pero no es el boleto de salida a las palabras lo que lo hace fregón; es la manera, la forma en que incluye el pensar de muchos en el suyo; la reflexión, el fastidio, la inconformidad, la alegría, la tristeza, el hambre de, las lagrimas por, el deseo, el amor.


Sus herramientas; la ironía, la inteligencia, el juego de palabras y las contantes evocaciones. Se autonombraba “un simple lector”, sin embargo resulta ser uno de los escritores hispanos más influyentes del México contemporáneo.

¿Cuál es el legado de Monsibaiz, si yo no le entiendo nada a lo que decía en entrevistas? Me pregunta mi sobrina de 15 años; no hallo que decirle. ¿Cómo le explicas a alguien lo que dice Monsiváis cuando tiene por costumbre escuchar a gente que no dice nada? No obstante la labor formidable de don Carlitos y por lo que me animo a sugerir mi texto en LA WACHA, es hacer hincapié en su labor como defensor constante y furibundo del arte popular; ese que desmadra etiquetas, que rompe estilos y jode exquisiteces, más allá del esnobismo de sentirse “artista” o creer que “se sabe de arte”. Y en este tenor, Monsi ubicó al Museo del Estanquillo como prueba fehaciente del valor que él otorga al arte para todos. Esta exhibición se inaugura con objetos de su colección privada, y en ella se incluyen los afectos al trabajo de los caricaturistas Gabriel Vargas (autor de la “Familia Burrón”) y Eduardo del Río "Rius".

Sobra hablar de aquella parte con la que lleno su egoteca; innumerables premios que van desde Premio Nacional de Periodismo de México en crónica (1977), al Premio Manuel Buendía (1988). Del Doctorado honoris causa, Universidad Autónoma Metropolitana (1995), a la Medalla Gabriela Mistral (2001). Del Premio Iberoamericano Ramón López Velarde (2006), a la Medalla de Oro de Bellas Artes, del Premio Nacional de Periodismo de México por trayectoria (2009). Sin dejar de lado el Doctorado honoris causa, Universidad Nacional Autónoma de México. (2010). Solo por nombrar algunas de las preseas ganadas en sus años de acción.

¿Qué más podemos decir? Por si fuera poco, se convirtió en defensor de los gatos, y lo hizo al lado de Claudia Vásquez Lozano, en la organización civil Gatos Olvidados, que ella preside. Su amor a los felinos lo llevo a tener 13 gatos a los que jamás se les culpa de la fibrosis pulmonar que lo llevo a sus últimos días.


Él es Carlos Monsiváis, hasta siempre Monsi

2 comentarios:

menoca dijo...

ojala se pudieran leer unos 12 0 13 comentarios sobre saramago,,, y otros tantos sobre monsi,,,pero esta es nuestra realidad... perdemos el encanto por las buenas letras....por las buenas reflecciones..me gusto la manera en ke describes a carlos ,fregon, desmadrador,jaja.es de esa forma como se desmadra el elitismo...felicidades por su gran trabajo...gracias por todo el apoyo!!!

ay jijos dijo...

MMh, estoy tan arrepentida por mi maldita pena.El primer día que conoci a monsiváis fue en el Hospital cuando lo vi me dió tanto gusto le dije a mi amigo mira mira¡ quien es mira... el me escucho se puso gustoso de mi asombro se pavoneo delante de mi mientrs yo lo admira y bien sonsota no le hable ni le dije nada de nada venía solito, mensa que soy, me dió la chunda y no le dije nada.La pena maldita¡¡ pa dos cosas.Se miraba cuando salio de los malditos doctores un poco tristón, pero con mi admiración se le olvido y más al verme se preocupo, ya que en realidad a la que se le veía la muerte pegadita era a mí que en definitiva casi me lleva.Jamás me paso que la maldita fibrosis no lo soltará estuvimos hasta internados juntos, el maldito hospital jamás me quizó decir donde estaba,lo busque por los tres meses qu estuve ahí metida con la rajada en la panza y una sonda enorme llegue hasta los pacientes vip, y nada, sali yo y Ël no, hiba a mis reviciones con los malditos doctores y nada ni una enfermera se apiado,en decirme en donde carambas estuviste,lo siento mi chaparro no pude decirte de frente mi admiración por ser como el salmón.aburs