03 abril 2013

En Huitzuco, Guerrero, así se vive el viernes Santo.

Por:
        José PUMA

En punto de las nueve de la noche, cientos de personas de Huitzuco, Guerrero, caminan por las calles del pueblo, alumbrando el sendero que seguirá el féretro en que “viaja” el cuerpo de Cristo.


Llegados los caminantes a la iglesia del Señor Santiago, arriban los soldados, gente del pueblo que viste a la usanza del antiguo ejército romano, añadiendo vivos colores al atuendo, y rediseñando los cascos propios de la milicia romana en épocas de Jesucristo.

Después llega el féretro, que “guarda” el cuerpo de Jesús, cargado y custodiado por personas de Huitzuco. El sarcófago es ubicado en el interior de un nicho, construido junto a la iglesia del Señor Santiago.

Más tarde arriba la cruz en que Cristo “vivió” sus últimos minutos de vida. Recorre la explanada de la iglesia y también se instala en el nicho en que espera el cuerpo del nazareno.

Así se vive la pasión de los días Santos en Huitzuco, un tradición que por más de 100 años, convierte al pueblo en un sitio de fe, en que chicos, grandes y miles de turistas

No hay comentarios: