27 enero 2013

10 Cosas que impiden disfrutar un buen concierto…

Por:

        Ma. Dolores Lesdoy

Ir a un toquin, concierto, tocada o show siempre resulta interesante. Ver a tu banda y disfrutar del recital sin que nada se interponga entre tu transe y el espectáculo de tus ovacionados. La ilusión de tenerlos de frente, cuando siempre los viste en foto, y ahora interpretando las rolitas que te hacen alucinar…Bueno, bueno, esto resulta perfecto si no se presentan cualquiera de estas 10 incidencias…

El que se pone hasta las chanclas a mitad del concierto
Está bien, todo mundo es libre de hacer de su cuerpo lo que quiere, meterse cualquier cantidad de porquerías, pero amigo, quédate tranquilito en tu lugar sin molestar a nadie, y déjanos a los demás disfrutar la velada ¡No manches!

El que pide rolas al artista desde el oído del de adelante
Gritar incoherencias, gritar de emoción, corear la canción, todo esto se ve en un concierto, pero si cada que termina un canción se te trepa un cuate al hombro y grita desde tu oído la rola que espera escuchar, lo único que logrará es acabar con tu paciencia y deseando que el próximo botellazo con orines, sea para él ¡Ya cállate maestro!

El que fuma mota o tabaco y le echa el humo al de al lado
¡Fumen lo que quieran! Pero no le echen el humor en la cara a nadie, no está chido. En el calor del recital llega una infinidad de olores, que quizá, puedan ser menos amables que el del cigarro o la mota, pero echar la bocanada al compadre de al lado, no está padre ¡Echa el humo pa´l otro lado, no friegues!

El que avienta botellas con raros contenidos
Es costumbre –muy mala por cierto- que en los toquines de México, y cualquiera de sus plazas, a vienten vasos de cartón o botellas plásticas, estas muchas veces con orines en si interior, que además de ser un proyectil peligroso, se vuelve una onda de mal gusto ¡Aviéntame un hermano mejor!

El que graba todo el toquin desde tu celular
Todos queremos la imágenes del concierto, presumir a la banda que estuvimos ahí en las primeras 57 filas de la tan esperada presentación, pero volarte la barda grabando más de medio recital con el brazote estorbándonos las vista, eso, no está chido ¡Cómprate el concierto pirata mano!

El que canta en voz MUY alta y ni siquiera se sabe la letra
Está bien, canta, grita, saca tus emociones, pero apréndete las letras, o ¿como para que viniste a un concierto donde ni las rolas te sabes?, o ya de perdis, metete a un cursito de inglés, neta, arruinas el momento de a gacho ¡Guarda silencio mano, porfitas!

El que agarra nalgas a diestra y siniestra
Típico, si los hay en el metro, ¿porque no en un concierto? Estos cuates –porque en su mayoría son hombres lujuriosos, hambrientos de carnes, con cara de depredadores sexuales asquerosos, y no soy feminista- se dedican a toquetear a tiernas damiselas, creyendo que por que se les asoma la tanga ya les da el derecho a sabrosearselas al compás de cualquier rola. ¡Compórtense carajo!

El que platica con su cuate cada detalle que pasa en el escenario
Ir acompañado esta bueno, finalmente disfrutas con tu amigo o amiga un momento que para ti es muy importante y con quien si no con tu raza, pero eso sí, los por menores se dan al final, ¡Por favor, ya dejen de platicar o lárguense a un café!

El que prende su cigarro y quema el pelo al greñudo de adelante
Sabemos que entre el slam, los empujones y la euforia de escuchar los primeros acordes de tu rola favorita se antoja un tabique, pero no jodas, la mata del compa que tienes al frente no tiene la culpa, ya le echaste a perder como 5 mil pesos de años de champú, acondicionador y las cremas carísimas que se unta, para traer al concierto ese pelo suave y manejable ¡Fíjate canijo!

El que la hace de jamón a quien se te ponga en frente
Nunca falta el gandul, el pasadito de lanza que se cree Juan Trompadas, que si lo viste feo, que si no le pediste la misma rola que él, que si bailaste demás en la rola que no era pa´bailar, etcétera. Todos son motivos para que este paranoide se ponga bravo, y te quiere romper la mamá a la menor provocación ¡Hermano lánzate a neuróticos anónimos!

No hay comentarios: