29 abril 2011

Superman rechaza ciudadanía estadounidense en última edición del cómic y desata amplio revuelo.

Desde políticos hasta fanáticos del superhéroe mostraron su molestia con DC Comics, quienes decidieron plasmar la decisión del personaje en el número 900 de la historieta.

LOS ANGELES.- La intención expresada por Superman en su última aventura de renunciar a su ciudadanía ha disparado las críticas en EE.UU. contra el icónico superhéroe y la editorial DC Comics, a la que se acusa de menospreciar al país.

Las polémicas declaraciones del "Hombre de Acero" fueron publicadas en la edición número 900 de las historias de Superman, que se puso a la venta el miércoles y no pasó desapercibida para los fanáticos y para los sectores más tradicionales, que ven en el personaje a un abanderado de sus valores patrios.

"Pretendo hablar en Naciones Unidas mañana e informarles que renuncio a mi ciudadanía estadounidense. Estoy cansado de que mis acciones se interpreten como instrumentos de la política de EE.UU.", aseguró el superhéroe tras ser recriminado por asistir a una manifestación en Irán contra el dirigente Mahmud Ahmadineyad.

Las palabras puestas en boca de Superman por DC Comics fueron calificadas por publicaciones conservadoras como "The Weekly Standard" como "la mayor tontería que DC Comics podía hacer", al tiempo que se insistió en que lo "único realmente interesante del personaje es su devoción completa a EE.UU., que establece sus límites morales".

El momento preciso en que Superman 
decide renunciar a la ciudadanía 
estadounidense, en una de las 
decisiones más polémicas 
en la historia del cómic.
Foto: DC / Reuters
Algunos seguidores del mítico héroe de ficción expresaron su indignación en Internet, donde en comentarios a la noticia en publicaciones como "Wired" se atacaba duramente la decisión de la editorial.

Para la publicista de Hollywood y activista republicana Angie Meyer, esas manifestaciones supusieron, "además de una falta de patriotismo y respeto", una "inquietante metáfora del actual estatus económico y de poder que tiene el país en el mundo", comentó a la cadena Fox.

Desde DC Comics se argumentó que el plan del personaje a partir de ahora era dar un "enfoque global a su batalla interminable, aunque siempre vaya a estar comprometido con su hogar adoptivo y sus raíces de niño de granja en Kansas".

Según "The Hollywood Reporter", detrás de la declaración de intenciones de Supermán está la voluntad de la editorial y de los estudios de cine para consolidar al "Hombre de Acero" como un personaje trasnacional que atraiga a una mayor audiencia en todo el mundo.

Entre lo llamativo del episodio está que el autor de la historia del número 900 de Superman y el guionista de la nueva película del héroe ("Man of Steel"), que se va a empezar a rodar este verano, son la misma persona: David S. Goyer.

La historia de Superman ha estado ligada desde sus inicios en 1938 a EE.UU., con un traje que evoca los colores de la bandera del país y con portadas como una de 1942, que se convirtió en un símbolo de su patriotismo en plena Segunda Guerra Mundial, cuando posó con el escudo de las barras y estrellas, y un águila en su brazo.


Fuente: emol.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

quien diria que elpropio superman haria esa afrenta a los gringo. solo falta quel a estatua d ela libertad tambien se les rebele.