15 abril 2011

Un estrella del cine mudo.

Por: euGENIO ZAMORA MOJICA







The Vagabond (El Vagabundo), 1916. Es uno de los emblemáticos filmes, que hicieran de la figura de Charles Chaplin, un rey de la comedia muda en el celuloide.

Charles Spencer Chaplin, es un actor cómico de origen ingles, quien hizo en Estados Unidos una importante carrera en el cine, convirtiéndose su papel de “él mismo”, en un importante valor de la época en que las películas no tenían audio.

Pero Chaplin no solo fue actor, también fue director, escritor y productor de varios de sus filmes. En su haber, existen más de 90 películas, y el legado mímico, quizás, mas significativo en la industria cinematográfica mundial, compitiendo en este ramo, con el no menos popular, Buster Keaton –aun que, hay quien asegura que Keaton fue mucho mejor que Chaplin-.

En la primera década del siglo XX, dio inicio la carrera fílmica de Charles, y fue en 1916, cuando filmó The Vagabond. Importante tragicomedia, en la que Charlot, un músico indigente, se dedica a hacer lo propio en las afueras de un bar, sin conseguir la gracia del público, convertida en monedas, y recibiendo la presencia de un grupo de músicos, quienes de inmediato se apropian de la escena, recibiendo elogios, aplausos y varias monedas. Chalot, se introduce al bar  para continuar su labor, hábilmente pide, con sombrero en mano, el agradecimiento monetario del respetable, quien considera que las monedas serán para los autores de tan contagioso ritmo, pero esto no es así, ahí da inicio la serie de chuscas peleas, manotazos, potrazos y equivocados golpes, en los que el único bien librado es Charlot. Todo esto, muestra de la infeliz vida que lleva el protagonista. Acto seguido, el músico vagabundo, es testigo del maltrato que le dan un matrimonio de gitanos a su esclava, a quien Chaplin seduce a través de las notas emitidas por su violín. El triangulo amoroso se forma, cuando un pintor llega a la aldea donde se encuentran los gitanos, pidiendo que la joven esclava pose para él. El retrato hecho por el pintor, es expuesto en círculos aristócratas, ahí, la verdadera madre de la joven cautiva por los gitanos, reconoce a su hija y va en su búsqueda, hasta hacerla heredera de una fortuna. El final feliz se hace presente cuando, la joven, decide entregar su amor al vagabundo.
 
The Vagabond, fue estelarizada por la joven actriz Edna Purviance, y el actor escocés Eric Campbell.  En este filme, Chaplin ya daba indicios de su peculiar estilo y apariencia que lo llevarían a la trascendencia; su sombrero bombín, su estrecha chaqueta, grandes zapatos y su inconfundible bigote, eran el look del recuerdo colectivo de Charles Chaplin. Igualmente, la personalidad impresa en casi todos sus papeles; tierno, torpe, pero  sensible ante el sufrimiento humano.
A 122 años de su nacimiento, un día como hoy, nacería una estrella del cine mudo: Charles Chaplin.


No hay comentarios: