26 noviembre 2008

Manual para descafeinados


Por las mañanas, un cigarro,

de la marca que sean,

¿Poco importan, marioneta?

Hierba verde o de color.

Tómate un licuado,

con zinc, con hierro, antioxidantes,

y con algo para la anticoncepción.


En el trabajo, amigos y amantes,

con el subordinado ¡palo!,

con el jefe sumisión.

Y a las nenas, gusto al gusto,

Un ascenso, pecador.

Tómate un descansotómate una anfeta,

tómate hoy el día.


La ropa blanca con la blanca

y la de color con la de color.

Los domingos, en la Iglesia,

y los viernes al burdel de Circunvalación.


Llévate un abrigo,

llévate un pepino,

lleva ahogado tu dolor.


En las tardes, buen vecino,

en las noches, vividor.

Cada lunes, un fastidio,

cada jueves, todavía peor.

Cree en ti mismo,

cree en un Dios,

crepitante,

mustio lambiscón.


Al dormir no olvides la llave,

cierra las puertas, enciérrate.

Prende la tele, apaga la luz.

Llama a tus padres,

llama a tu Dios,

llama a tu chica,

llama al doctor...


Roberto Hoyos