10 octubre 2011

100 PELÍCULAS MEXICANAS DE TERROR (Primera entrega)

Por:
        Carlos Eduardo Díaz


Casi desde sus inicios, el cine mexicano ha incluido entre su producción las cintas de corte fantástico. Seres extraídos de leyendas populares, como La Llorona, fantasmas atormentados y atrapados en viejas casonas y haciendas, vampiros europeos que en nuestro país encuentran un territorio poblado de víctimas potenciales.

También, mansiones malditas, momias que reviven, muertos que se levantan de su tumba para buscar venganza y asesinos dementes que persiguen hermosas – siempre hermosas – mujeres. Pero también están los héroes que los combaten: profesores, científicos, misteriosos luchadores que ocultan su identidad tras una máscara, o cómicos que se burlan de la solemnidad de las películas serias.


A pesar de las limitaciones de nuestra cinematografía, los ejemplos de este cine son abundantes, aunque la mayoría no deja de ser un churro bienintencionado. He aquí cien películas de este género, salpicadas con un par de buenas comedias.

1.- Dos monjes (1934), de Juan Bustillo Oro. Joya expresionista de los inicios del cine sonoro en México. En un monasterio del siglo XIX, dos monjes pelean y cada uno da su versión de los hechos, que tienen algo en común: la mujer de la que ambos estuvieron enamorados.




2.- Ensayo de un crimen (1955), de Luis Buñuel. Los asesinatos cometidos por Archibaldo de la Cruz, un aristócrata decadente, son producto de sus traumas y de sus frustraciones nacidas en su niñez. Una película perfecta.


3.- El vampiro (1957), de Fernando Méndez. La mejor cinta de vampiros rodada en México. El Conde Karol de Lavud (Duval), Marta y sus dos tías (la siempre joven y la anciana que se oculta tras un enorme crucifijo), Los Sicomoros, la canción de cuna que recorre la vieja casa como un eco infinito…


4.- El escapulario (1968), de Servando González. Ubicada en la época de la revolución, una mujer moribunda le confiesa a un sacerdote que posee un escapulario milagroso que protege la vida de quien lo porta.



5.- Hasta el viento tiene miedo (1968), de Carlos Enrique Taboada. Película de culto, espléndida. Un internado, unas alumnas, una severa directora, y el fantasma de Andrea que por las noches llama a Claudia.




6.- El libro de piedra (1969), de Carlos Enrique Taboada. Una apartada hacienda, un exitoso hombre de negocios recién casado, su hija que habla con un amigo imaginario, una institutriz y Hugo, el niño convertido en estatua para preservar un libro de magia negra.




7.- La mansión de la locura (1973), de Juan López Moctezuma. Basada en una historia de Edgar Allan Poe, un periodista descubre que un manicomio ha sido tomado por un loco que permite a los pacientes hacer realidad sus más perversas fantasías.



8.- Más negro que la noche (1975), de Carlos Enrique Taboada. Una joven recibe una herencia peculiar: una vieja casona y un gato. Ambos pertenecieron a su tía. Cuando el gato muere, la anciana regresa de la tumba.



9.- Alucarda, la hija de las tinieblas (1978), de Juan López Moctezuma. Inquietante visión del vampirismo que mezcla erotismo, lesbianismo y satanismo.




10.- El extraño hijo del sheriff (1982), de Fernando Durán. En un pueblo perdido en el desierto, se provoca una desgracia: la muerte de uno de los gemelos, hijos del sheriff. El fantasma del niño atormenta a los culpables.

No hay comentarios: