27 julio 2011

Un miembro mas, al club de los 27.


Un corta discográfica, un indudable talento, exceso de drogas, alcohol, y una vida de desmadre, y eso si, lo más importante, una trágica muerte, propia de los excesos, que se de a los 27 de edad, por favor. Estos, y solo estos, son los requisitos, para pertenecer a tan selecto club de los 27s. Club al que han ingresado importantes estrellas de la música, tal es el caso de Jim Morrison, Brian Jones, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Kurt Cobain, y a partir del pasado 23 de julio del 2011; la británica Amy Winehouse.
Esta selecta tertulia de músicos, marca la historia musical a nivel globo, las sienes del Rock N´Roll se hacen presentes, con toda su rebeldía, su estilo libre, que transgrede a los mas apegados a la moral. El uso de tatuajes, cigarros, alcohol y drogas, es lo de menos, pero no pueden evadirse, si de verdad quiere uno poseerse por el espíritu rocanrolero.  La actitud, deberá ser ruda, sin ternuras, ni suavidades, que tumben de primera instancia, al rockero consolidado.
Venido de una familia disfuncional, saberse amado por mas de uno(a), y haber tenido sexo en los lugares mas extraños. Convivir de cerca con quienes hacen la escena musical, recibir elogios de muchos, sin creerle de nadie, vestir como se le pegue la gana, y matar la gastritis con hamburguesas. Olvidarse de comer por vivir en la fiesta,  y preguntar el nombre de quien se cogió, una vez terminado el acto.
Entrar y salir de clínicas de rehabilitación, y reírse de si mismo, cuando se enteró de que los tabloides hablan de sus desmadres. Protagonizar excesivos episodios con su pareja en el cuarto de un hotel, madrearse con un tira, por incitar al respetable.
Todo, todo lo mencionado caracteriza a este desusado grupo de los 27. Amy, nuestra reciente miembra, se congratula cumpliendo casi cada punto del rocker por excelencia.
Por ella, por su talento, no por su falto diente; aquí en LA WACHA, rendimos un homenaje a quien no solo dio portadas a ocho columnas. También nos dejó un legado tan exquisito, como diminuto, como impresionante.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

la culpa no es de AMY, sino de esos padres que le tocaron....

Anónimo dijo...

y todavia tienen el descaro dedecir que es un angelito o era...
en fin, asi son los famosos, pasan a la historia por las locuras que vivieron.