03 julio 2010

Para Aguirre...

Por:
Rafael Rivas Toledo
Se acabo la droga mundialista para México. Ese somnífero pasajero que dejo borracheras, crudas y kilómetros de fibra óptica a Televisa. Durante 15 días se nos olvidaron los niños muertos de la ABC, el paisano baleado en frontera, las acaudaladas matanzas que deja el crimen organizado y los ranflones discursos del preciso. La delincuencia en la capital mexicana disminuyo un 22 %. El día 11 de junio del 2010, día del partido inaugural México vs. Sudáfrica, no hubo denuncias ni detenidos en el centro del país.



Javier Aguirre “el Vasco”, o mejor dicho el que la basqueó; se convirtió en el mago de los sueños enviado por los Pinos, que en pleno triunfo contra Francia nos recordaba “lo importante” de confiar en nuestra bandera, en nuestro escudo, en nuestros colores y en “nuestras instituciones”, ¡vaya sandez la emitida ese 17 de junio! Era claro, el chaparrito manipulaba la lengua de este técnico, que su mejor equipo es y será el gabinete blanquiazul.




La esperanza de lograr un resultado digno en la justa mundial pambolera ya es el pan de cada 4 años, pero esta vez los 11 en cancha no fueron los únicos que pisaron Sudáfrica, con ellos iban los problemas de un país que se disfraza no de primero, si no, de segundo mundo, y sale al patio universal a mostrar lo que en realidad no puede disimular; me refiero a la garra, a la entrega, al levantón que opaca a la caída, al amor al país por patriota, no por patriotero, a la lagrima verdadera, al orgullo nacional, pero al orgullo legitimo no creado en escritorios o spots televisivos.



¡Nos fallaste Aguirre! Nos fallaron tus muchachos, nos volvieron a engañar donde quizás mas fe teníamos; esta era la oportunidad dorada para demostrar, a base de fútbol, que México es mas que delincuencia, malos salarios, desempleo, prostitución a todos niveles y crimen. Era la oportunidad ideal de engañarnos de lleno, de hacernos creer que salimos adelante gracias al balón. La tenían bien fácil, pero hasta para mentirnos son malos. Ustedes son el cáncer, la resaca de nuestras borracheras, la soledad de nuestro laberinto, el desfalco en nuestros bolsillos. De más llegan los discursos, no nos basta haber ido a Sudáfrica y ganarle a un equipo europeo que llegó desquebrajado, no nos vale. No nos sirve la sonrisa del Chicharito ni los rizos de Ochoa o el carisma del Cuau. Guárdate tus disculpas Aguirre, guárdate discursos y el supuesto afronte a tu responsabilidad, debiste ser mas valiente ntes de pisar Sudáfrica.



¡Este circo se acabo señores! Aun quedan 4 años; planeen bien la mentira, inclúyanse todo lo que deseen que el país se crea, entrenen duro para que sus reales logros sean los que abanderen sus argumentos patrioteros. Prepárense un buen atole, pero uno sabroso que sea el que le den con el dedo al país entero.

PD.
El país no está “jodido” como dijiste en España Aguirre. Los jodidos son ustedes.

2 comentarios:

menoca dijo...

y si es no ke kedo komforme kon todo este rollo ke le prepararon el wey akel de aguirre, el pinche baska, aguirre.. le preparamos otro, total,, una raya mas al tigre ni se le nota!!! por eso no me gusta el pinche futbol.por ke es la misma mierda de siempre.jamas llegara la seleccion a cuartos de final...despierten!!!

Anónimo dijo...

tRISTE COMO SIEMPRE LA REALIDAD D EMÉXICO HASTA EN ESOS MENESTERES